Científicos crean microchips corporales que se desintegran con el tiempo

Un equipo internacional de investigadores ha desarrollado un dispositivo electrónico que se desintegran después de cumplir con sus funciones. Diseñado en un principio para ser utilizado en implantes médicos y sensores ambientales, la nueva tecnología puede reducir significativamente la cantidad de residuos generados por la industria electrónica, además de facilitar el desarrollo de nuevos tratamientos médicos.

La tecnología se basa en el uso de materiales biodegradables programados para que desintegrarse en un cierto periodo de tiempo, dependiendo de la “misión” para la cual fueron designadas.

Científicos crean microchips corporales que se desintegran con el tiempo

Misión cumplida

Los dispositivos están hechos de silicio y oxido de magnesio y cubiertos por una fina capa de seda, la cual se desintegraría cuando entrase en contacto con el agua o los fluidos corporales. El factor que determina la durabilidad de los microchips es la película de seda, esta seda es obtenida de gusanos de seda que son modificadas en el laboratorio.

Por el momento, los microchips están siendo probados en seres vivos, para administrarles una dosis de medicamentos de forma precisa y para poder controlar la evolución de los “pacientes”, también en ratones de laboratorio, para recolectar información como la temperatura del c cuerpo, la actividad cerebral, latido del corazón, etc.

Sin embargo, de acuerdo con los investigadores, como se trata de un concepto nuevo, existen muchas oportunidades para su aplicación, fuera de la medicina y de la ingeniería ambiental, se las podría emplear en muchas otras formas.

Vía BBC


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación