Científicos quieren fabricar baterías microscópicas con impresoras 3D

Hoy en día las impresoras 3D están siendo utilizadas para crear una gran cantidad de objetos, comenzando con simples artefactos de decoración y llegando hasta armas de fuego que funcionan de verdad, pero no solo eso, hasta la NASA esta planeando usarlas para imprimir piezas de una posible base lunar: Robot araña de la NASA con impresora ED construirá base lunar.

Sin embargo, los investigadores e ingenieros todavía tienen algunos obstáculos. Uno de estos retos es la producción de baterías, el reto sucede por diferentes razones, tales como la capacidad de las tintas utilizadas para solidificarse de forma precisa o incluso llevar a cabo las reacciones químicas que ocurren dentro de los componentes de este género.

Resulta que un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard, está trabajando para cambiar este escenario. Y los beneficios que estos pueden generar, serían muchos, ya actualmente, las baterías se hacen en partes, con componentes electrónicos, separados del resto. Si se hacen con las impresoras 3D, es posible unificar toda la estructura,generando un componentes mucho más pequeños que pueden proporcionar energía para diferentes gadgets.

Con esto, se espera que sea posible crear nuevos tipos de dispositivos. Un ejemplo dado por el científico que lidera el proyecto, Jennifer Lewis, es el de dispositivos que vigilan los signos vitales de ciertos pacientes y que sean muy pequeños, implantados en la piel y estén trabajando todo el tiempo.

Para generar las baterías de la manera deseada, el primer paso fue crear lo que se denomina una “tinta funcional”. Este es el material utilizado para la fabricación de componentes electrónicos, tales como los electrodos y las antenas. Esto sólo se logró con el uso de nanopartículas de sustancias conductoras, siendo el litio y la plata algunos de los ejemplos proporcionados.

Tras el primer paso, desarrollaron el sistema de presión que le dará formato a la tinta con precisión industrial, de modo que no haya ningún fracaso. Además el material fue tratado con distintas soluciones para dejar de ser sólido sólo cuando la máquina creada ejerza algo de fuerza, evitando asi que se “desparrame” antes de formar los componentes de la batería.

Por ahora, todo el proyecto está en fase de pruebas. Sin embargo, ya hay buenos resultados, como la ausencia de calor excesivo para imprimir lo que sea necesario. Además, es capaz de crear las baterías con un milímetro de tamaño, así como los de regulares dimensiones, el científico pretende ser capaz de fabricar productos en escala microscópica.

Vía TechnologyReview


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación