Láser capaz de derribar drones y fuego de mortero del Pentágono

El ejército de los Estados Unidos probó con éxito un láser capaz de bloquear disparos de morteros y derribar aviones no tripulados (drones), informaron los funcionarios del Pentágono.

Instalado en una torre sobre un vehículo, el láser de alta potencia derribo más de 90 proyectiles de mortero y varios aviones pequeños, durante seis semanas de pruebas en White Sands Missile Range, en Nuevo México.

El arma experimental, llamado High Energy Laser Mobile Demosntrator (HEL MD, siglas en inglés), es parte de un programa de Boeing para el Pentágono.

A pesar del éxito de las pruebas, el arma deberá estar en funcionamiento sólo en 2022, si el ejército decide adquirir el sistema.

El arma fue diseñado para proteger las bases aisladas de artillería, misiles y fuego de mortero. Este tipo de ataque es muy común contra las bases en Irak y Afganistán.

El láser utilizado en la prueba tiene una potencia de 10 kW, pero en la siguientes pruebas emplearán un arma más potente, de 50 kW a 100 kW.

En las pruebas en White Sands fueron disparados fuego de mortero de 60 mm, con rango entre 1.800 y 2.700 metros. Según los funcionarios, el láser tuvo «éxito significativo» contra los disparos de mortero y varios drones.

«El sistema es capaz de detectar rápidamente con el radar estos pequeños objetivos y dirije el rayo láser para destruirlos en el aire,», explicó Mike Rim, uno de los directores del programa de Boeing.

Una versión más avanzada del arma está siendo desarrollada para derribar objetivos mucho más rápidos que el mortero, como misiles, según las fuentes.

El Pentágono ha desarrollado una gran variedad de armas láser en los últimos años con resultados variables. La armada planea equipar en 2014 el Destructor USS Ponce para convertirlo en una «base flotante» con un láser capaz de destruir pequeñas embarcaciones o aviones de vigilancia.


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación