El FBI puede activar smartphones Android de forma remota para espiar conversaciones

Uno de los mayores temores de las personas esta relacionada con la pérdida de la privacidad. Nadie quiere que otros sepan lo que está siendo visto en sus equipos y mucho menos de lo que se habla en situaciones sensibles. Pero tienes que saber que hay grandes posibilidades de que estamos cada vez más lejos de privacidad, porque nuestra información está siendo “monitoreada” todo el tiempo — y esto puede ser sólo el principio.

Según una publicación del The Wall Street Journal, el FBI habría desarrollado un proyecto que permite la activación de micrófonos en los móviles de cualquier persona, sin requerir la autorización de los propietarios — que sería muy eficiente en la captura de diálogos y otras formas de espionaje. El sistema se activarían como un troyano, siendo instalado por el propio usuario sin que él lo sepa.

Con los archivos espía instalados en tu teléfono móvil, todo lo que hagas y hables en el teléfono móvil puede ser “espiado” — por el momento, solo ha habido informes que los smartphones con Android podrían verse afectado, el FBI no sólo podría convertir los micrófonos para grabar conversaciones, si no que también sería capaz de recoger datos de navegación y mensajes de texto con mucha facilidad. Y hay que decir que esto no se limitaría solo a los smartphones.

Los portátiles también están incluidos

Según The Wall Street Journal, un ex agente del FBI dice que las actividades llevadas a cabo por el programa de la unidad de operaciones remota también podrían afectar a los portátiles Y, como con los teléfonos móviles, hay formas de infección por Internet y también por la simple conexión de dispositivos USB que están programados para difundir el troyano.

También se dijo que los oficiales habrían tenido acceso continuo a equipos relevantes, dejando de espiar smartphones y ordenadores si se encuentra que no hay ningún material importante a comprobarse. Cabe decir que toda la información son de fuentes no reveladas por el WSJ. La publicación también afirma haber tenido contacto con el FBI, pero el Departamento de policía Federal de Estados Unidos, No respondió nada sobre el caso.

Fuente: The Wall Street Journal


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación