Procesadores Haswell vienen con un regulador de voltaje que reduce el consumo de energía

Los nuevos procesadores de la arqutectura Haswell deben llegar al mercado el próximo mes y una de las grandes preocupaciones de Intel para esta geenracio de chips fue disminuir el consumo de energía. Aunque no se sabe, sin embargo, a ciencia cierta pero cuáles son los avances en este sentido, y que hizo Intel para alcanzarlos.

Los Procesadores Haswell tendrán un regulador de voltaje integrado en la matriz, es decir, dentro del chip. Típicamente, estos componentes están montados en la placa base, que ocupan una gran cantidad de espacio. Al integrar el regulador de voltaje en el procesador, Intel consigue que los pasos de estado, de la actividad de hibernación, por ejemplo, dos chips sean muchos más rápidos. En este caso, cuanto más rápido sea el cambio de estado, menos energía se gasta.

Procesadores Haswell vienen con un regulador de voltaje que reduce el consumo de energía

Además de esto, en una placa base el regulador ocupa bastante espacio. Al integrarlo dentro del procesador, Intel reduce ese tamaño en hasta un 50% y consigue forzar al procesador a entrar en estados de baja energía antes imposibles, lo que siempre fue un gran diferencial entre las arquitecturas x86 de Intel y los procesadores ARM de los teléfonos móviles y tablets, capaces de operar en estados de bajo consumo.

En ingeniería, cada nueva solución crea un nuevo problema. Este es el caso del controlador integrado. Con el nuevo, los chips Haswell se calientan más que los procesadores anteriores de Intel, lo que implica soluciones de refrigeración redimensionadas a la nueva demanda.

Vía


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación