Hígado artificial es creado por los científicos usando una impresora 3D

En prácticamente todos los países del mundo, la cola para el trasplante de órganos es grande debido a la falta de donantes compatibles con pacientes y varias otras razones. Una de las soluciones a esto sería utilizar impresoras 3D para producir órganos extras, este tema ya ha sido tan debatido que hasta se vuelto una broma.

Sin embargo, como en cualquier tipo de novedad, hay mucho temor, ya que no hay forma para garantizar que las impresoras 3D sean capaces de producir realmente un órgano que funcione. Pensando en ello, un equipo de científicos de la compañía Organovo, en San Diego (Estados Unidos), comenzó a llevar a cabo una investigación seria.

Los científicos como resultado, fueron capaces de producir hígados pequeños que tienen apenas medio milímetro de profundidad y cuatro de extensión, es decir, consisten en sólo unas pocas capas de células. A pesar de las reducidas proporciones, el «producto» puede realizar casi todas las funciones de un hígado natural, con la excepción de lo que proviene de la vesícula biliar.

Hígado artificial es creado por los científicos usando una impresora 3D
Fuente de la imagen: NewScientist

Higado artificial, un verdadero avance científico

Las pruebas llevadas a cabo por los científicos con los hígados artificiales sólo dura unos días, esto sucede porque los hígados artificiales «viven» por un período corto de tiempo, ya que están fabricados con unas pocas capas de células. Sin embargo, grandes resultados ya se han observado.

Los órganos producidos por una impresora 3D son capaces de producir proteínas, colesterol, hormonas y enzimas por el organismo, lo que le permite que puedas consumir alcohol, por ejemplo. Con esto, el mini hígado funciona de una manera muy similar al del órgano real, que representa un notable avance en este campo de la ciencia.

Ahora, los científicos desean comenzar a producir hígados en tamaño natural, además de otros órganos, de modo que puedan ser utilizados por los humanos. Sin embargo, todavía hay muchos retos que superar, como la fabricación de las venas a gran escala, por ejemplo.

Vía


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación