Descubren que la superficie del silicio negro es un antibacteriano eficaz

Un grupo de investigadores australianos encontraron una solución práctica para matar los gérmenes y microbios sin tener que preocuparse por utilizar desinfectantes u otros productos de limpieza. Con el uso de una superficie de silicio negro, cuando las bacterias entran en contacto con el material estas son “asesinadas” en muy poco tiempo.

El silicio negro fue descubierto accidentalmente en 1990 por los científicos de Harvard, pero las investigaciones de aquella época solo exploraron la naturaleza semiconductora de la nueva sustancia. Con las observaciones actuales, los investigadores de Australia han señalado que la estructura del material se compone de un «bosque de espinas» y utilizaron las alas de las cigarras y de las libélulas para probar la efectividad del elemento antibacteriano.

Para la alegría de la investigación, la estructura del silicio negro no permitía que los gérmenes se instalen en sus paredes celulares, y estos microorganismos fueron “rasgados” por las puntas afiladas de la sustancia. El material, que cuenta con puntas de hasta 500 nanómetros de altura, demostró una gran eficacia en la lucha contra las bacterias.

Sin embargo, el alto precio de fabricación de la sustancia es uno de los obstáculos para la creación de superficies antigermes. La esperanza de los científicos es que los nanomateriales sintético con las mismas propiedades antibacterianas han demostrado una eficacia similar al silicio negro, el cual se puede fabricar fácilmente en grandes áreas y resolver la mayoría de nuestros problemas con nuestros pequeños microorganismos.

Vía Phys.org


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación