Científicos crean unos sensores en piel artificial que imitan el sentido del tacto

Un proyecto desarrollado en colaboración entre científicos de China y de los EE.UU, dieron como resultado de la creación de una piel electrónica capaz de reproducir el tacto humano. El descubrimiento abre para las puertas para el desarrollo de equipos capaces de detectar con mayor precisión las condiciones de un área o medio ambiente.

Utilizando vigas verticales de nanocables de óxido de zinc, los investigadores crearon matrices que constan de unos 8 mil transistores. Cada uno de ellos es capaz de producir individualmente una pequeña señal eléctrica cuando el material sufre algún cambio, que se traduce en la simulación de sensaciones táctiles.

Científicos crean unos sensores en piel artificial que imitan el sentido del tacto

Partiendo de la piezoelectricidad

Ver definición en la Wikipedia. Según el responsable de la novedad, los transistores sensibles al tacto, bautizado con el nombre taxels, tienen una sensibilidad similar a la de un dedo humano. “Cualquier movimiento mecánico, como el movimiento del brazo o el dedo de un robot, podría traducirse en las señales de control”, dice Zhong Lin Wang, profesor en el Instituto de tecnología de Georgia, involucrada en el proyecto.

En general, la tecnología trata de reproducir la sensación del tacto, y confían en técnicas que miden los cambios en la resistencia causada por toques mecánicos. Lo que distingue la nueva invención del otro es que depende de un fenómeno físico diferente para trabajar, conocido como “piezoelectricidad”, efecto visto en ciertos sólidos que generan corrientes eléctricas como resultado de tensiones externas.

sensores que imitan el tacto humano

Para conseguir este efecto en los productos electrónicos, los científicos tuvieron que combinar materiales semiconductores y propiedades piezoeletronicas, que dio como resultado la construcción de nanocables de óxido de zinc. “Esto es fundamentalmente una nueva tecnología que nos permite controlar dispositivos electrónicos directamente a través de movimientos mecánicos”, explica el profesor Wang.

“Esto de (la piel electrónica) se puede utilizar en una variedad de áreas, incluyendo la robótica, en pequeños dispositivos conocidos como MEMS, interfaz hombre-máquina y otras áreas relacionadas con las deformaciones mecánicas”, añade el científico.

Más información Georgia Institute of Technology


Compartir esta publicacion

Escribe un comentario a esta publicación